El Empeño y la Cerrazón Producen Monstruos.

Los Disparates I

Los roleros somos, por decirlo suavemente, vehementes defendiendo nuestras opiniones, inmovilistas con nuestras convicciones, en una palabra, cabezudos.
Eso puede estar mejor o peor durante la semana, pero mientras disfrutas de tu ración de rol, asistir por enésima vez a la misma discusión no aporta nada, puede arruinar la mejor trama y buena voluntad en el juego. Os propongo un juego, o una trampa, según se mire.
Cada vez que dos jugadores discutan de algo que no sea la partida, por consiguiente sus personajes también, aparecerá un monstruo, un peligro o un impedimento para todos.
Siguiendo la lógica Pratchetiana (para mí no hay mayor maestro de lógica) en su libro el segador. Las palabras son poderosas, las de un mago más, las del Archicanciller más todavía, pero los tacos del Archicanciller, criado en las montañas, pueden cobrar vida y arrearte en la cara.  Si los PJs son sencillos aventureros que sobreviven con misioncillas, sus discusiones crearan seres molestos, peligrosos, pero no letales, pero si los personajes se mueven en un nivel épico, y sus decisiones pueden hacer variar el destino de su mundo, sus conflictos pueden literalmente destruir civilizaciones, o acabar con la realidad como la conocen.

Discusión en 3, 2, 1...

Puedes hacerlo de tapadillo, dejando caer encuentros en momentos inoportunos, disfrazar este truco de aleatorio, para atacarlos en cuanto una discusión interrumpa la partida. Incluso recurrir a este truco en algún lugar encantado, pleno de magia, o especial de alguna manera, para después usarlo en cualquier oportunidad.
Deberías tener claro cuando una discusión tiene o no que ver con la partida, no debes cortar el debate paladín ladrón sobre la manera de hacer las cosas, a no ser que sea diario, ten un poco de mano izquierda, pero cuando lo veas claro, tírales toda la artillería, sin piedad contra las discusiones sin final, repetitivas y que no llevan a nada.
Ya sabes, la próxima vez que oigas un “no tienes ni idea, hay que pillar Golpe Mortifero y Placar”, o algo parecido, saca el Compendio Monstruoso, elige una letra, y a causar sufrimiento y dolor.

Esta es la de D4, ya iremos creciendo.

Una técnica milenaria, era la Carta de Magic de Piedra, que era invocada al aparecer un trocito de cartón tan peligroso en la mesa de juego, el infortunado propietario era castigado por los dioses del juego con un d8 puntos de golpe, para recordarle donde estaba, y si se persistía en su actitud, el dado aumentaba. Allá cada uno con su resistencia… (los trastornos gastrointestinales también son un clásico).
Ya verás como las discusiones y trifulcas salen de la mesa de juego, querido desconocido

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: