Mi Pequeño Primigenio.

Una nueva moda ha llegado al mundo de las mascotas, los perritos y gatitos son cosa del pasado y los conejitos, pollitos y ratoncitos no tienen carisma, lleva a tu casa un pequeño primigenio.

Se desconoce el origen de estas originales mascotas, pero causado furor en todo el mundo. Estas viscosas criaturas han conquistado el corazón de los pequeños y de sus familias, sus diversas formas y su pegajoso encanto les han llevado a lo más alto en el tema de las mascotas, desbancando a las mascotas virtuales y los videojuegos.

Desde su nacimiento, donde caben en una mano, hasta su madurez, cuando raramente superan los diez kilos tienen un proceso de adaptación de su entorno que les ha ganado el cariño  de todas las familias.

Sus detractores, gente conocida por sus prejuicios y por su visión partidista de la realidad, los acusan de manipular las mentes, figúrate, las mentes, esas encantadoras criaturas que supuran amor y cariño y que dejan un rastro baboso de encanto y ternura son, según telepredicadores y fanáticos, manipuladores seres venidos del espacio, que, ojo, ocuparon la tierra hace eones y esperan el momento para resurgir e imponer su orden en este, su mundo, vamos hombre.

¿Quién puede acusar a estos entrañables seres, con sus tentáculos de comprensión y amor, de manipularnos y conspirar en nuestra contra, de querer esclavizarnos y eliminarnos de la ecuación de la vida en la tierra?

Los pequeños primigenios, en todas sus formas y colores, con sus nidos en forma de  construcciones y geometrías irracionales, con sus cuerpecitos blandos y pegajosos, cubiertos de escamas y placas quitinosas, con sus diversos ojos, sus miradas tristes, con sus lágrimas legamosas, con sus lechosas secreciones, con su almizcle de afecto, ya forman parte de nuestros sueños de familia feliz, desplazando a esos desagradecidos y sucios perros y gatos.

Solo espero terminar pronto este informe y poder volver a casa, con mi pequeño Nyarl, y disfrutar de la paz y la humedad de nuestro hogar, con los insectos que compré para desparasitarlo y ovoformar su entorno, para que las bacterias terrestres no le afecten al pobrecito. Disfruto más de esos momentos desde que el pequeño Terry, mi anterior mascota decidió dejarme, aunque dejará sangre y pelos en mi salón no le guardo rencor, espero que donde este conozca la paz.

Para una partida, los PJs, pueden ser agentes del orden (Delta Green por ejemplo) y sospechan de esta nueva moda de mascotas, pero sus ordenes directas serán evitarlas, y los detractores que les ayudarán son gente como mínimo poco fiable, fanáticos religiosos, sectas survivalistas, teóricos de la conspiración, internet, (wikileaks), etc. Las hijas del presidente tienen un pequeño primigenio habitando la casa blanca.

¿Cómo probar la manipulación psíquica, como aportar pruebas si para conseguir una mascota hay que arrebatársela a un niño que se dejará matar antes de soltarla? Si las tiendas de primigenios tienen más seguridad que Fort Knox, y los veterinarios que las tratan parecen salidos de un episodio de la Zona muerta.

¿Cómo darle la razón a un predicador loco que clama que estas criaturas son los heraldos del fin del mundo, que han sido engendrados por el propio Satanás?

Seguiremos atentos, pequeños y viscosos desconocidos… y recordad, no está muerto aquel que yace plácidamente en tu musgoso sofá…

Etiquetas: ,

Una respuesta to “Mi Pequeño Primigenio.”

  1. Leo Says:

    Una excelente idea para partidas, para una campaña, tocaría empezar con esto, Gracias por la idea,
    El vídeo esta excelente, El bichito es una ternura, jeje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: