Marcar la Diferencia

Hoy me pongo la máscara de serio para hablaros de responsabilidad. Como roleros, jugadores y masters, y crecidos en nuestro tiempo, tenemos una responsabilidad, pensar, criticar y protestar, además de buscar soluciones. No hablo de manifestaciones, charlas, grupos políticos, sectas ni nada de eso, sino de ser críticos con la parte que nos toca, primero defender nuestros hobbys, nada dañinos y muy criticados por desconocimiento, y segundo analizar nuestro tiempo y otros desde múltiples puntos de vista, no quedarnos con lo primero que nos cuenten.

Como os digo, defender lo nuestro, sobretodo de ataques. Cada cierto tiempo, una lumbrera de periodista, o alguien de las fuerzas del orden “no descarta el móvil del rol” para cualquier cosa que no entienden bien. En ese momento tenemos que ser una piña, no cejar en la defensa, hablar de valores en nuestras mesas, de diversión sana, de lo que es realmente jugar a rol. Pero también defendernos de desconfianzas y sospechas:

“ Si, juego a rol, una sana diversión entre amigos, llevo 20 años jugando y puedo enseñarte a jugar muy a gusto, cuando lo hayas practicado, puedes criticarlo y mirarme mal, o comprender porque paso una tarde a la semana tirando dados. “

Participa en todos los eventos que puedas para ayudar a fomentar y defender el rol. No debemos olvidar esa responsabilidad, jugar a rol debe ser algo más que quedar una tarde a la semana con los amigos, si no damos aire nosotros a este fuego, nadie lo hará, y terminará por extinguirse, ahogado por las sospechas y los ataques o cualquier otra causa.

La segunda parte es más compleja, si algo he aprendido de jugar a rol todos estos años es a entender otros puntos de vista, a meterme en la piel de otro, a comprenderlo y a preguntarme el porque de las cosas y los como lo arreglo. Debemos fomentar eso en nuestras partidas, a través de mundos de fantasía, podemos entender mejor la realidad y obrar en consecuencia. No quiero formar Roleros por la Paz, o Roleros sin Fronteras o Rolerus Mundi, pero si aprovechamos nuestras mesas de juego para analizar problemas reales, buscar soluciones, hacer ese ejercicio mental, buscar explicaciones, no dejarnos engañar por los que tienen el bastón de mando y pretenden manejarnos como un rebaño.

Los roleros tenemos un don, una poción mágica que nos hace diferentes, aprovechémosla siempre. Esa empatía, ese trazar planes, tener en cuenta variables, interpretar la realidad, nos tiene que servir de algo. Marquemos la diferencia, que se note que leemos, pensamos y comprendemos nuestro entorno, y que se note para algo bueno.

Una charla cotidiana nos lleva a que cuatro roleros podrían diseñar el crimen perfecto, yo os digo que no, que cuatro roleros no se ponen de acuerdo nunca, pero dos podrían pensar muy rápido y muchas variables, pero en lugar de un crimen, vamos a diseñar algo útil, vamos a pensar en mejorar lo que tenemos a nuestro alcance.

Os propongo un desafío, masters que me leéis, cuando penséis en vuestra próxima partida, buscad un problema actual, el que queráis y metedlo en vuestra partida, obligando a vuestros jugadores a tomar parte, que cavilen y elijan bando, si has conseguido que le dediquen tiempo, habrás triunfado.

Ahora me viene a la mente una batallita. Una partida para UA, una instantánea que jugamos en Biel, para doce o catorce personas, un berenjenal que me metí yo solo. Pues más o menos era una “taberna del fin del mundo”, unos personajes diversos que confluyen en un lugar aislado, con miedo a salir, y que interaccionan entre ellos. Tres de los personajes eran atracadores, que huían tras robar una cabeza de madera y matar al sheriff de un pueblo cercano, hasta aquí todo normal. El dueño del bar había comprado a su mujer en una página de Internet de muñequitas orientales, seguimos bien. Pero uno de los personajes, era “tío” de un niño y una niña, y la niña les confesó al resto que su tío no era su tío y que les daba unos caramelos raros. Hasta ahí podíamos llegar, aceptamos el asesinato, el robo y el tráfico de personas, pero drogar niños, no, eso caca.

Todo esto sin olvidar la diversión, que nunca deje de ser lo principal de vuestras partidas.

Y con este espíritu de diversión, no os doy más la chapa, que al final me desparramo.

Hasta otra, concienciados desconocidos.

Etiquetas: ,

15 comentarios to “Marcar la Diferencia”

  1. Salteador Memo Says:

    Muy buen artículo. Y sesudo. Ese Michael Landon!!!

  2. Mir Says:

    Una de esos artículos que hacen quitarse el sombrero. El método socrático aplicado a los juegos de rol como medio para despertar al borrego en que nos convertimos a veces. ¡Cuanta razón tienes!

  3. Unseelie Says:

    Enhorabuena por el articulo, me ha parecido de lo mejor que he leido por internet ultimamente. Ayer mismo tuve una partida como jugadora, y bueno, esta mañana estuve pensando precisamente en algo parecido a lo que tu acabas de escribir, más concretamente, en basarla en algo similar a las guerras que ha ocurrido y las consecuencias de esta. Tomaré nota también de lo que he leido aqui y a ver que puedo sacar de todo esto. De nuevo, felicidades por el articulo y seguiré leyendote por estos lares🙂

  4. J.B. Says:

    Lo cierto es que ya hace tiempo que no veo ataques contra “el rol, eso turbio y raro”.

    Antes se veía mucho eso de que decías, pues la gente te preguntaba extrañada; y mirando al suelo, como disculpándote respondías, “sí, yo juego al rol”, y algún pariente comprensivo te defendía “pero tú no matas, ¿no?”, “no, no, me estoy quitando” dejabas claro desde el principio.

    En fin, en las encuestas ya aparece como mal endémico de nuestro país la política, pero creo que es mucho peor la prensa nacional; y cuando esta no tenga noticias, ya veréis como echan leña al fuego y avivan los recoldos de esta estúpida estigmatización a la que nos han sometido durante lustros…

  5. Bru Says:

    Los juegos de rol tuvieron su momento de focos y farándula. En aquellos tiempos fuimos atacados y no supimos defendernos. Recuerdo que mandé una carta al heraldo (que no fue publicada) protestando contra colectivos roleros madrileños que se manifestaron en la calle en solidaridad con la víctima y para así manifestar su inocencia.

    Aquella actitud de “no…nosotros somos buenos” no nos hizo ningún bien. No supimos hacer ver que no se juzgaba a los juegos de rol si no a los jugadores de rol que son cosas distintas.

    Jugadores de rol, en la vida, hay de toda clase y condición. Hay mejores y peores personas, al igual que hay mejores y peores taxistas, periodistas, policiías y hasta ladrones.

    Perdimos una gran oportunidad para decir…. no nos juzguéis. Juzgar si queréis a los juegos de rol. Pero como dice Dacosta, juzgarlos después de ver como son.

    Los juegos de rol son buenos, porque pertenecen a esa parte del alma que nos acerca a cuando éramos niños. Son cultura, son juego y en algunas veces pueden ser arte, y siempre tienen ese componente social de relación entre individuos.

    Después de decir todo esto. Creo que hoy en día el mayor enemigo que tienen los juegos de rol viene del propio entorno del rol. Es bueno tomarse las cosas a broma, pero nunca sin perder el ancla de la realidad. Hoy en día existe una degeneración “friky” que ha convertido las aficiones minoritarias en la cabalgata del orgullo gay. Igual que me negué antes a ser juzgado como jugador de rol por lo del asesinato, no me gusta que me juzguen como jugador de rol porque tenga camaradas que les guste ir a las pelis disfrazados.

    En esencia…. la clave es… nunca juzgues a los juegos de rol por lo que hagamos los que jugamos a ellos. Juzgalos por lo que son.

  6. J.B. Says:

    “Hoy en día existe una degeneración “friky” que ha convertido las aficiones minoritarias en la cabalgata del orgullo gay”:

    ¡Qué perla, Bru, qué perla!

    Tienes toda la razón, obviando la evidencia de que, en el fondo, muchos roleros desean esa exhaltación friky del rol, no como un juego, sino como identificación de banda, como esa necesidad adolescente de pertenecer a un grupo, sentirse distinto, y a la par sentirse integrado, y patatín, y patatán, por mecanismos similares de gregarismo inmaduro que llevan a las niñas de Zapatero a vestirse de “góticas”…

  7. Unseelie Says:

    Admitamos que a veces si que se pasan un poco con ciertos…reconocimientos como el Dia del Orgullo Friki, eso si es una sandez…pero, de todas formas, eso de que las juventudes se metan en grupos “minoritarios” para sentirse identificados, ha existido siempre, y aun más, la creación de dichos grupos tanto por la sociedad como por ellos mismos. Es decir, esta claro que los tiempos cambian, y que esto del frikismo podría definirse como la rebeldía adaptada a nuestro tiempo. Antes los jóvenes leían a Sartre, Nietzsche y demás pensadores con una nueva forma de ver la vida, incluso muchos de los que leían a Edgar Allan Poe, se sentía atraidos por la oscuridad de sus relatos (incluso ahora, yo misma me considero una fan de sus obras), y no dejemos atrás a los artístas, donde a cada dos por tres afloraban nuevos estilos y nuevas formas de representar el arte, que muchas veces, era imaginario y fantástico, y más tarde, con las nuevas tecnologías, empezaron a surgir los primeros ordenadores personales que ellos mismos personalizaban. Pero como he dicho, los tiempos cambian, ya sean cambios buenos o malos, y estos jóvenes también gustan de seguir esos grupos minoritarios como una forma de encontrarse entre amigos y entre gente de sus mismos gustos y/o preferencias, asique no veo justo que se trate a esos chicos y chicas como si estuvieran degradando algo o cargandose la “cultura” del rol, que básicamente es un hobby y todos lo sabemos, y también sabemos, que esos chicos y chicas cambiarán una vez hayan madurado.

  8. bru Says:

    Los jovenes que yo he conocido no leían a Sartre, como mucho escucahban a los módulos y Triana y si veían a un tio disfrazado lo emplumaban y lo tiraban al huerva- A mi me parecían bastante rebeldes. Aún así eramos capaces de jugar al Monopoly, al Risk… (juegos de vanguardia por entonces)

    La rebeldía requiere que haya un peligro en forma de castigo si te pillan. Hoy en día no hay peligro. Hacen lo que quieren cuando quieren y como quieren y no les dicen na.

    Creo que hasta que no te pegan una ostia a rodabrazo no mides bien hasta donde llegan las consecuencias de tus actos. Bru dixit.

  9. Narrathor Says:

    Concuerdo con Unseelie: eso del Día del Orgullo Friki se pasa. No he visto (¡Dios me libre!) de un Día del Orgullo del Mario Bros., o Día del Orgullo de Comensales de Helado Napolitano.

    Y seguimos leyendo a Nietzsche, Poe, Marx, Sartre y otros raritos, pero tampoco olvidamos a Tolkien, Exupery, Lovecraft, Sagan, Beauvoir y Hesse. Puedes sacar muchas ideas de los clásicos griegos y latinos (sobre todo si sabes leer en latín y helénico). Todos son inspiración, pero ante todo, te hablan sobre la vida, como diría Séneca “todos te enseñarán algo y no te dejarán ir con las manos vacías; no tomarán nada de tu vida, pero te enseñarán a morir”.

    Acá en México la CONACYT (organismo de difusión científica) patrocinó alguna vez un proyecto que pretendía hacer del juego de rol un coadyuvante de la educación básica, pues si algo notaron es un incremento en el índice de lecturas por año en los jugadores de rol novatos (antes no les gustaba leer, pero luego, bajo la excusa de saber más para rolear mejor, leían temas alternos) así como un buen ejercicio matemático (calcular tus posibilidades de éxito favorece el uso de cálculos, sobre todo para los rompemadres). El proyecto quedó a la mitad, pero nos inspiró a varios a continuar con este estandarte.

    En cuanto al tema, recuerdo una anecdota de Mutants & Masterminds (si se leen Aristóteles, sobre todo la República, encontrarán muchas ideas de cómo una sociedad democrática trataría a los super-hombres). En una campaña estilo Iron Age (anti-héroes ambiguamente morales), uno de los jugadores manejaba al personaje Guarromán, quien entre cada aventura (con eróticos resultados) pasaba violando alguna jovencita. Un día decidí ponerle en duda y dentro del contexto, resulta que una de las jovencitas violadas sería algún día una gran científica e inventaría una máquina del tiempo. Ella aborta, si bien es legal y bajo condiciones propicias no queda garantizado su total entereza mental (como sucede en la realidad). Debido al trauma, emplearía su dispositivo para abortar a su agresor, pero en el proceso de un cambio histórico resultaría que con ello nueve décimas de la población humana actual serían también abortadas (publicidad). El jugador lo solucionó de una manera creativa que no pensaba se le fuera a ocurrir: su personaje buscó a la chica y se casó con ella, inpidiendo su propio aborto, el de su hija y el de millones de humanos más. Ahí terminó la campaña, y nos dejó a todos con muchas reflexiones.

    Nuestros juegos no tendrán la envergadura de un ensayo sociológico, filosófico ni filantrópico, pero llegan a más gente (al menos acá muchos están más animados a una partidita de rol que a echarse el Veritas Caritatis). Rolear con propósitos nobles, no requiere mucho más esfuerzo del que ya gastamos en planear las partidas. ¡Suerte!

    Vince in bono malum
    Ἡ βίβλος εστι τῷ μαθητῆ καλὸς θησαυρός

  10. dacostilla Says:

    Tengo sentimientos enfrentados en lo del orgullo friki.
    Por un lado, lo detesto, no necesito disfrazarme y enseñarle al mundo que tengo aficiones que no entienden.
    Por otro lado, si que estoy orgulloso de practicar algo que no practica todo el mundo y tengo ganas de gritarlo.
    Por un lado, si queremos normalidad, no necesitamos llamar la atención.
    Por otro, si no llamamos la atención y no nos conocen, nos temen y nos acusan.

    Tengo el corazón friki partio…

  11. bru Says:

    Para los que tenéis cargos de conciencia con esto de que os encasillen como frky podéis optar por la definición de una amiga que se define como “friky de amplio espectro y baja intensidad”.

    Personalmente no entiendo porque la manía de poner etiquetas.

    Si tienes un bote con un 80& de garbanzos y un 20% de arroz… No puedes poner que es garbanzos, no puedes poner que es arroz así que le pones que es friky. Otro bote con 30% lentejas, 20% alubios y 50% de cafe..le etiquetas como friky. Conclusión. La mitad de la despensa es friky… aunque no tengas ni idea de que contiene cada bote en realidad.

    En serio que creo que el frikismo (es decir la tonteria por la tonteria) es lo que puede hacer que los que vengan detrás no sepan separar una cosa de otra.

    No hace falta ser friky para jugar a rol. Y desde luego no hace falta que te gusten los juegos de rol para ser friky.

  12. bru Says:

    Bueno el master conocido está de vacaciones así que saco tema.

    No se si conoceis la Reac Table. Es una mesa que simula una pantalla tactil pero con muchas aplicacines. En otras palabras es lo que hemos visto en tantas y tantas películas de ciencia ficción pero aquí y ahora. ¿Por qué no tenemos una todos? Pues por vivir en una sociedad que tiene que manipular y dar la información a cuenta gotas para controlarnos. Es así.

    Bueno. En el siguiente video se ve la aplicación de la mesa esta a crear una partida de rol. Vale… ahora podemo decir que si eso no es rol porque el rol es bla bla y no es bla bla.

    Propongo que os quitéis las orejeras y veáis el asunto en más de 3 dimensiones. Pensad no en lo que estáis viendo ahora en el momento si no en lo que pudieráis ver en otras circunstancias.

    A mi personalmente la mesa esta me mola mucho y me imagino a un master poder describir la introducción a una campaña con las luces apagadas y los jugadores viendo los mapas, las imagenes. La verdad me mola un huevo.

  13. Unseelie Says:

    Si, tienes razón en lo de que el rol es bla bla bla (algo asi como que se sigue un sistema distinto a lo que se muestra en el video). Aun asi, sería una mesa curiosa en un partida🙂.

  14. bru Says:

    Creo que se tienden a confundir los medios con los fines. Cuando vemos cosas nuevas, si no nos gustan, las calificamos enseguida como un fin perjudicial. Pocas veces pensamos en que puede ser simplemente un medio que nos facilite alcanzar el mismo fin de siempre.

    Cuando no conociamos lo que eran los juegos de rol, no excluiamos nada y todo lo mirabamos con ojitos ilusionados. Nos daba igual que fuera un reglamento que el heroclix.

    Hoy en día decimos….esto no es rol. Bueno vale… pero.. ¿te puede ayudar?

    La mesa esta esta me parece un avance de la hostia. Claro que si nos quedamos en que estamos viendo una partida de heroclix pues decimos..esto no es rol. Pero dibujar un mapa con 4 líneas en un folio si es rol. Pues es lo mismo una cosa u otra. Depende del uso que le des. A mi se me ocurren muchas posibilidades con una mesa así y quiero que me la regaléis para Reyes.

    Aunque luego la reventemos a puñetazos en las pifias, la rociemos con cocacola y le dejemos ronchas ácidas marcas para siempre.

    A mi me mola

    • Unseelie Says:

      Cita textual: “Cuando no conociamos lo que eran los juegos de rol, no excluiamos nada y todo lo mirabamos con ojitos ilusionados.”
      lol……esa frase me ha llegado a lo que me queda de alma xDD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: