Odio a Estos Tipos II

Sigo con mi anal-isis de esos tipos despreciables llamados jugadores, sin más preámbulos ni preliminares.

El “¿Tirooqué?” este dadoadicto es un tipo al que te gustaría lanzarle los dados pero a los ojos directamente. Es capaz de cargarse cualquier descripción, narración o diálogo y tirar por tierra cualquier carga dramática que pudieras aportar a la insípida vida de su PJ con un rodar de dados o un “tiro carisma”, muerte por “dadidación”* para él. Este ser basa todo su comportamiento rolero en los designios de los dados, el azar es su dios y los poliedros su manera de interpretar el universo. No digo que juguemos sin dados, pero jugar a rol es interpretar la realidad, contar una historia, para tirar dados vete al casino, tío. Imagina a Aragorn hablando a las tropas de Rohan y de Gondor y terminando con un “ Tiro Carisma + Elocuencia, y tengo un bono racial por Arenga y un +2 por Liderazgo, ¿Puedo usar el +2 de Montaraz y el de la espada?” por favor.En mis tiempos, “tiradados” era un termino cariñoso para llamar a los wargameros, desconozco como nos llamaban ellos a nosotros los roleros, pero supongo que nada bueno, sobretodo después de Andros, je,je.

El castigo de este pecador puede ser uno de los siguientes.

No tires dados, crea una atmósfera de juego e interpretación donde lo más importante es como se describen las cosas, o una aventura de investigación donde los jugadores estén toda la tarde de pista a pista sin hacer tiradas, solo deduciendo (o induciendo), o solo interpretativa, recuerdo una de mis mejores partidas de Warhammer con solo una tirada de dado, y era una bola de fuego ilusoria, y fue una tarde memorable.

Tira dados para todo, coge la calculadora de Rolemaster, ponte una bata y gafas, y haz a tus jugadores tirar por todo, caminar, pensar, hablar, ¿cómo van esas tiradas de respiración? ¿Alguna pifia?, je,je. No podrá soportarlo y casi agradecerá un poco de interpretación o descripción la siguiente tarde.

Un subtipo de éste, tanto o más deleznable que él es el “Voyhaciendomeotraficha” que destroza la carga dramática de la muerte de un personaje con el proceso casi industrial y mecánico de crear el siguiente, podría tener una Velleda como hoja de personaje para ir borrando y no gastar fotocopias. Sus personajes son desechables, intercambiables y totalmente ignorables. Te imaginas al jugador detrás de Gandalf, mientras cae al abismo con el Balrog, con el libro del Jugador y los dados en la mano preparando el personaje que se encontrará la compañía al salir de Moria.

El “segunelmanualnuevoestonoesasí” Este tipo no tiene vida más allá de las reglas de su juego de rol, y digo “su” porque lo hace suyo de tanto pasar sus ávidos ojos por sus páginas, por los foros especializados, por las páginas web dedicadas a él, por todo lo que tenga que ver con el juego de sus sueños. Estudia las reglas como si en cualquier momento le fueran a hacer un examen o en la oposición le fueran a preguntar los bonos raciales del semiorco de los bosques según la 4ª Edición. Sabe perfectamente todas las erratas oficiales, los cambios de reglas oficiales y no oficiales, así como varias reglas de la casa publicadas en la red. Esta tan al día como el resto adictos a las reglas y a su juego, quizá incluso a tiempo real, durante la partida con los portátiles y demás inventos del diablo. Interrumpe con sus aclaraciones de reglas y con los errores que, como Master que no lees las ampliaciones, cometes, es comprensible. Le harías comerse todas esos libros de clan, completas profesiones o guías de clase, aderezado con todas esas hojas impresas en el trabajo y dados molidos, para darle un toque especial.

Este tipo merece un castigo ejemplar y que sirva de escarmiento y aviso a futuros leereglas.

Vuelve a los orígenes, juega a D&D básico, olvidate de todo y disfruta, al que nombre clases de personaje alternativas le sacas un dragón. Todo es sencillo si quieres, juega al Príncipe Valiente, todo se convertirá en paz en poco tiempo.

Ponlo a prueba durante la partida, preparate en casa dos o tres dudas sobre su juego que no aparezcan ni en las FAQs de las FAQs, mientras se pierde entre papeles o páginas en su portátil, la partida puede continuar sin su aportación. Creale dudas filosóficas sobre las reglas, “¿Qué aplico primero, el bono de arma o el arma del bono? “

Y hasta aquí mi disección de hoy sobre gusanos y  jugadores, quedan unos pocos para próximas entregas.

* Dadidación, muerte por aplastamiento de dados de piedra, castigo ejemplar para jugadores tocapelotas o tiradados.

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: