Tonight Match

Veo esto:

Esto me recordó situaciones vividas en mi tiempo de Master, y hoy voy a daros unos consejos por si esto ocurre. Como se ha comentado cosas sobre la violencia (siempre en las mesas y los dados) y los juegos de rol, os voy a comentar una situación que se da a menudo en nuestras partidas, cuando combaten los pjs…

Esta situación puede deberse a múltiples causas y llegar a determinados puntos de intensidad. Lo clasificamos primero por intensidad:

Golpes en el pecho. Los jugadores de rol somos animales de costumbres, pero sobre todo animales, en cualquier momento salta una chispa que nos pone en alerta y saltamos para defender lo que creemos que es nuestro con razón. La mayoría de las veces con una demostración de fuerza, ambos contendientes se dan por satisfechos, mira mi espada +4 exterminadora de neutrales, ¿te he contado que tengo una habilidad para matar en sigilo?, ¿estas seguro que eres invulnerable al fuego?. Estas situaciones no son preocupantes, pero pueden anunciar un problema futuro, debes tenerlas en cuenta.

Choque de cuernos. A veces las amenazas no surten efecto, y alguien puede decidir dar un empujoncito a la situación. Un ataque mal orientado, una pobre cobertura, un momento delicado y alguien que se queda con el culo al aire. Cuando se ve la primera sangre ya puede ser un punto de alerta, a veces eso zanja las discusiones, pero generalmente aplaza una solución que suele parecerse más a la Solución Final que a un apretón de manos.

Tendré tu piel. Cuando los desencuentros son insalvables, la guerra ha sido declarada, los odios envenenan el aire, y cada partida parece un paseo por un campo de minas.  En este punto es complicado volver atrás, y el camino hacia adelante parece peligroso, o se aclaran las cosas o la partida se resentirá y mucho.

Y toda tu familia. Si los enfrentamientos sobrepasan la mesa de juego, es momento de parar, reflexionar y hablarlo tranquilamente en un bar con los dados lejos. Cambiar de grupo, de aires una temporada, sería la mejor  terapia.  Lo que empezó siendo un pique de testosterona puede degenerar en un rencor irreconciliable y que sobrepase la partida en curso, siendo heredado en partidas y juegos futuros, algo lamentable que puede terminar pasando si no estamos atentos.

Después podemos analizar las causas de estos enfrentamientos.

La mía es más larga. Esto que puede parecer exagerado, pasa muy a menudo en las mesas de rol, el tener mejor equipo, mejores poderes, más bonos al daño, habilidades más útiles y en general algo mejor que los demás es una motivación muy grande para los jugadores. Aunque trates de equilibrar esto, siempre habrá personajes mejores que otros, al menos desde el punto de vista del jugador. Si para evitar esto, compensamos los personajes, su equipo y poderes, podemos caer en el opuesto, el desanimar a los jugadores que realmente lo hacen mejor, así que trata de buscar el equilibrio desde el inicio, no solo personajes del mismo nivel, sino de implicación similar, y avance regular.

Daños colaterales. A veces, en el fragor de la batalla, se pueden confundir amigos y enemigos, se puede producir el llamado fuego amigo, esto puede causar confusión y un futuro enfrentamiento. Además si el combate es especialmente tenso cualquier situación posterior puede ser interpretada como una amenaza o un signo de traición y saltar la chispa para hacer arder los rescoldos de violencia. Esto puede ser divertido de jugar si tu partida trata de crear tensión y enfrentamiento, pero si no es así, tarde o temprano explotará y no te gustará ver el resultado.  Para evitar esto, enlaza escenas de lucha y tensión con investigación ligera o con descripciones y diálogos tranquilos.

Viejas rencillas o agravios. En todos los clubs de rol cuecen habas, todos tenemos viejos enemigos, partidas de Maquiavelli , traiciones y otros agravios que no olvidamos. Si no sabemos apartar esto de la partida, puede que tarde o temprano se desate algún enfrentamiento en mayor o menor medida. Evitamos esto durante la selección del grupo, renovando la gente, buscando sangre fresca para la partida, alternando masters y jugadores.

Trasfondo. No puedes juntar un Brujah y un Ventrue y esperar que se lleven bien solo por ser pjs, un paladín y un ladrón tendrán sus diferencias, igual que un romulano con cualquier otro ser.  Si los personajes de los jugadores son antagónicos por naturaleza, un día u otro  se enfrentarán. Como Master no deberías evitar esto, de hecho deberías premiar su interpretación.  Pero si estos encuentros se convierten en protagonistas de tus partidas, quizás no avancéis mucho.

Historia. Si en tu partida está previsto que uno de los personajes traicione al resto, o que dos de los personajes se reten a duelo por una mujer, esto provocará un conflicto entre pjs.  Debes tratar esto con respeto, porque si se convierte en costumbre, será previsible, los jugadores desconfiarán unos de otros por naturaleza y os perderéis la diversión. Para instantáneas o partidas para unas jornadas están bien, pero si quieres crear un grupo estable, deberás evitar estas tramas, o al menos no usarlas a menudo.

Este tío es gilipollas. A veces un jugador, o solamente su personaje se comporta de un modo totalmente en contra del resto del grupo, con razón o sin ella, si esto entorpece el ritmo de la partida, el resto de jugadores tomarán medidas.  El linchamiento es algo más común de lo que crees en las partidas de rol, aunque a veces no se vea como un ataque directo, más bien, pequeñas muestras de dejadez por parte del grupo, una poción de curación que no llega a tiempo, lástima. Si puedes, y quieres, evita esto, habla con el jugador, o al menos trata de que su personaje no deba comportarse como un memo y enfrentarse al resto. Una vez puede ser divertido, pero a la larga se hará monótono.  Imagina un paladín tratando de reconducir al resto de su grupo, saqueadores, asesinos y caníbales, la cosa no funcionará.

Porque hoy es hoy. No hace falta nada especial para que dos personajes se enfrenten un buen día. Alguien decide que es un buen día para estrenar la espada serrada +3 asesina de elfos, o que debería ser él el primero que suba las escaleras, o que no está de acuerdo en volar la casa encantada, o en dar 10 créditos al mendigo que les ha dado información valiosa. O la excusa más idiota que se te pueda ocurrir, si eso dispara un momento de tensión, testosterona a borbotones y acción frenética, les vendrá bien a todo el mundo.  Lo importante será cortar ese momento de enfrentamiento y seguir con el curso de la partida.

Así que, recuerda,  si los pjs se matan entre ellos, ¿Qué diversión les queda a tus amados pnjs? ¿A qué se dedicarán ahora?. Una vez puede resultar divertido jugar con tus jugadores para que se enfrenten entre ellos y todo termine en un derramamiento de sangre sin sentido, pero todo tiene un límite.

Que la sangre no llegue al río, o por lo menos que no sea la tuya, querido  Master desconocido.

Etiquetas: ,

5 comentarios to “Tonight Match”

  1. bru Says:

    Voy a contar una anécdota.

    Primera partida de rol que mastereaba con unos chavales llenos de entusiasmo, hormonas y otras cosas que tienen los jóvenes.
    En un momento de la partida, un jugador moreno, con pelo abundante y rizos se cabrea con otro jugador, pega dos gritos y dos golpes en la mesa, abandona la sala y se va.
    Flipando, miro al resto de jugadores que permanecían tan tranquilos. Me comentan que es normal, y que espere un momento que volverá.
    Efectivamente al minuto, el jugador que se había cabreado viene como si no hubiera pasado nada y la partida continua.

    De esta tontería pude sacar dos enseñanzas. Una es que conocer un poco como es la gente que comparte partida contigo te ayudará a la hora de darle a los problemas la importancia debida.

    La segunda, es que a veces es mejor parar, ir al baño, darse un paseo y ver la mesa de rol desde una posición un poco más distante.

    Salteador Memo estaba en esa partida y lo mejor se acuerda . ¿Quién sería el niño de los rizos que se fue enfurruñado? Je je

    Por cierto, las profecias auguran que pronto resucitaré.

  2. dacostilla Says:

    Ahora si que me has hecho llorar, querido Bru….

  3. Salteador Memo Says:

    Joer, que memoria. Me descubro ante su motor de busqueda interno, que en breve tiempo comenzara a tener errores (cosas de la edad)…

  4. Salteador Memo Says:

    …y se te ha olvidado la barba, o bigote, o perilla. Que siempre llevaba algo. (Yo siempre le he recordado con demasiado pelo en la cara…).

  5. bru Says:

    Vengo de comprar en el supermercado. he tenido una enganchada con un hijodelagranputachulodemierda en la fila de la caja.

    Con la mala leche que llevo ahora he de decir que los consejos para que la sangre no llegue al rio no siempre se deben aplicar en la vida real. Basta ya de tolerar chulerias a los cos y gente de igual ralea.

    Le he dicho de todo y aun no me he quedado a gusto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: