Tripas.

clark_auction4Os dejo un relato de Palahniuk, llamado tripas, Guts en ingles, que forma parte de su libro Fantasmas, altamente recomendable, pero por la truculencia y lo explicito del relato, lo cuelgo en Mediafire y lo descargáis los desconocidos de estómago fuerte.

Algunas  cosas de este relato ya forman parte de mi perturbada mente, la zanahoria invisible, la cera, los pescadores de perlas…

http://www.mediafire.com/?zwewdnzwnaw

Espero que lo disfrutéis como yo, y caigáis en la nueva religión: Palahniuk es Dios…

Etiquetas: , ,

8 comentarios to “Tripas.”

  1. kenderzico Says:

    ¿Este es el del salchichon o el de la piscina?🙂.
    Un saludete.

  2. bru Says:

    Pse…ya había leído el relato…y pse.

    Mi religión es el Bruismo. Soy el único creyente y ni siquiera soy practicante.

    Y no me va este tipo de pensamiento que hay ahora de moda en la sociedad que no deja de ser un nihilismo de diseño para carrozas. Puede que la vida no tenga mucho sentido, pero me reservo el derecho a ser yo el que patalee por eso… me jode que los demás pataleen por. Buscaros vuestros propios fantasmas que yo ya tengo los mios y me llevo muy bien con ellos. Y lo he de decir…. no me gusta Nel Gaiman. Os jodéis

    Hacemos la vida demasiado complicada. Así que voy a relatar una historia de fantasmas de verdad. La firma Paulo Coelho y creo que es interesante para ver que el tema de las zanahorias y escaleras no tiene más importancia que la que le queramos dar.

    Durante años, Hitoshi trató -inútilmente-de despertar el amor de aquella que creía la mujer de su vida. Pero el destino es irónico: el mismo día que ella finalmente lo aceptó como futuro esposo, también descubrió que padecía una dolencia incurable y que no viviría mucho tiempo.

    Seis meses después, ya cerca de la muerte, ella le pidió:

    -Quiero que me prometas una cosa: nunca te enamorarás de nuevo. Si lo haces, volveré todas las noches para espantarte.

    Y cerró los ojos para siempre. Durante muchos meses, Hitoshi evitó acercarse a otras mujeres, pero el destino siguió siendo irónico, y le descubrió un nuevo amor. Cuando se preparaba para casarse, el fantasma de su ex-amada cumplió su promesa, y se le apareció:

    -Me estás traicionando -dijo.

    -Durante años te entregué mi corazón, y tú no me correspondiste -respondió Hitoshi. -¿No te parece que merezco una segunda oportunidad de ser feliz?

    Pero el fantasma de su ex amada no quiso saber de disculpas, y todas las noches se presentaba para asustarlo. Le contaba en detalle lo que había sucedido durante el día, qué palabras de amor le había dicho a su novia, cuántos besos y abrazos se habían dado.

    Hitoshi ya no podía dormir más, y fue a buscar a Bashó, el maestro zen.

    -Es un fantasma muy hábil -le dijo Bashó.

    -¡Sabe todo, hasta los menores detalles! Y está llevando mi noviazgo a su fin, porque no consigo dormir, y en los momentos de intimidad con mi amada, siento vergüenza.

    -Vamos a ahuyentar a este fantasma -le aseguró Bashó.

    Aquella noche, cuando el fantasma regresó, Hitoshi lo interrumpió antes de que dijera la primera frase.

    -Tú eres un fantasma tan sabio, que vamos a hacer un trato. Como me vigilas todo el tiempo, voy a preguntarte algo que hice hoy; si aciertas, dejo a mi novia y nunca más miraré a mujer alguna. Si te equivocas, tienes que prometerme que no volverás a aparecerte, so pena de ser condenado por los dioses a vagar para siempre en la oscuridad.

    -De acuerdo -respondió el fantasma, confiado.

    -Esta tarde, estuve en el mercado, y en determinado momento tomé un puñado de granos de trigo de una bolsa.

    -Lo ví -dijo el fantasma.

    -La pregunta es la siguiente: ¿cuántos granos de trigo tomé?

    El fantasma, en ese mismo momento, cayó en la cuenta que no conseguiría jamás responder a la pregunta. Para evitar ser perseguido por los dioses en la oscuridad eterna, desapareció para siempre.

    Dos días después, Hitoshi se acercó a la casa del maestro zen.

    -Vine a agradecerle.

    -Aprovecha para aprender las lecciones que formaron parte de esta experiencia tuya -le respondió Bashó.

    “En primer lugar, ese espíritu regresaba siempre porque tú le tenías miedo. Si quieres ahuyentar una maldición, no le des ninguna importancia.

    “Segundo: el fantasma sacaba provecho de tu sentimiento de culpa: cuando nos sentimos culpables, siempre deseamos -inconscientemente-que nos castiguen.

    “Y finalmente: nadie que realmente te amase te habría obligado a hacer este tipo de promesa. Si tú quieres entender el amor, aprende de la libertad”.

    Paulo Coelho

  3. Salteador Memo Says:

    Angel, hijo. Está muy feo eso de escribir más que el que firma los posts. Has pensado en montarte un blog para dar rienda suelta a tus ocurrencias? No será por falta de tiempo…

    (Ahora no te rebotes)…

  4. dacostilla Says:

    Yerras, Salteador, el Bruismo prohibe el esfuerzo personal de lunes a viernes, y el fin de semana no te vas a poner a nada, para no acabarlo…

    El Bruismo no impide el completismo, que es ayudar al significado del Dacostismo, pero eso lo explicaremos en otro post.

    Ta luegismo.

  5. bru Says:

    Además los blogs me parecen un pan sin sal, no me gustan. Jamás perdería mi tiempo haciendo un blog. No tengo ningún interes en que nadie lea lo que yo pienso.

    Y para ejemplizar esto te escribiría el cuento del Principito y la fuente, pero… como sería muy largo…

    Eres un vendedor de pastillas para la sed, homer.

  6. Salteador Memo Says:

    Acepto las sabias críticas y me la envaino, sus señorías.

  7. Bru Says:

    Menos mal porque mi siguiente argumento tenia que ver con batman y robin…

  8. Salteador Memo Says:

    Eh, soy asiduo de Jotacé. No hay nada que me puedas decir sobre Batman y Robin que no sepa ya…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: